Síguenos

brain
La meditación puede protegerte más de lo que crees
Quizás muchos no lo saben, pero la forma en que pensamos afecta de manera directa a nuestro cerebro. Ya se han hecho varios estudios que comprueban esa teoría y las conclusiones a las que se han llegado son de verdad impresionantes. Según el neuropsicólogo Rick Hanson, nuestras mentes se concentran en lo malo y descartan lo bueno de forma natural. Es parte de nuestra evolución, ya que nuestros ancestros debían prestarle más atención a las amenazas que a las recompensas. Quién evitaba los peligros despertaba sano y salvo a la mañana siguiente, mientras que el que no lo hacía, simplemente dejaba de existir.
El neuropsicólogo describe el cerebro como un “velcro para las experiencias negativas y un teflón para las positivas”. Lo que pudo ser “útil” en un pasado para sobrevivir, hoy es de poca ayuda, debido a que este estrés nos genera un desgaste dañino que ha hecho que gran parte de la población mundial sufra de depresión y de otras enfermedades y trastornos mentales. Las experiencias se almacenan en nuestra mente, pero nosotros tendemos a buscarle siempre el aspecto negativo. Esa reacción automática nos provoca angustia y es muy difícil de controlarla.
sad-505857_640
El hábito de pensar las cosas de forma negativa es dañino para nuestra salud. De acuerdo a Psychology Today, esta tendencia a la angustia puede dañar estructuras neuronales que regulan las emociones, la memoria y los sentimientos. Algo importante de hacer notar es que, a pesar de que las preocupaciones sean algo abstracto e hipotético, la amígdala cerebral y el tálamo no son capaces de diferenciarlos de aquellas amenazas que sí deben ser escuchadas. 
El cerebro es un órgano sumamente plástico, por lo tanto, podemos decir que éste se moldea según nuestros pensamientos y experiencias. Si comenzamos a tener reflexiones nuevas, eso puede afectar la sinapsis y la estructura cerebral completa, incluso es capaz de afectar nuestros genes. “El cerebro toma la forma de aquello sobre lo que descansa la mente”, dice el doctor Rick Hanson.
raindrops-546254_640
Lo bueno de esto es que así como el cerebro tiene la capacidad de ser moldeado por pensamientos negativos, también es afectado por pensamientos positivos y por las conductas que adoptamos. Para evitar caer en los pensamientos negativos que se repiten, es bueno ocupar la mente haciendo puzzles o resolviendo crucigramas. Aunque quizá el método más beneficioso de todos sea el de la meditación. Uno al meditar es capaz de cambiar los patrones de pensamiento y la actividad cerebral. De esta forma, tenemos un mayor control y podemos experimentar una conciencia amplificada que nos lleva a curarnos de aquello que nos deprime y estresa.
monk-555391_640
Finalmente, podemos decir que la salud mental está en manos de cada uno. La meditación no es un reemplazo para el tratamiento de todas las enfermedades mentales, pero sí puede ser un buen complemento. Infórmate más sobre sus efectos, seguro que no te decepcionarás.
¿Qué piensas de esto?
 
Top