Síguenos

De sobra es sabido por todos que rodearte de gente negativa te hace negativo a ti también. En ambientes donde se respira el pesimismo, el halo de la falta de confianza te acaba sorprendiendo sin darte cuenta, convirtiéndote en uno más de los que no tienen esperanza.
De igual manera, rodearte de gente positiva nos afecta de buena manera haciéndonos sentir mejor, y mostrándonos que podemos comernos el mundo.
Dos posturas tan distintas donde nadie nos obliga a estar en una u en otra, sino que es elección nuestra. Como fue decisión de este jugador de fútbol americano cargado de optimismo, que al principio nos parece un loco de la motivación pero que, tras unos segundos, nos deja una sensación similar a la de cuando pasa un tren delante nuestra, refrescando el calor de la estación con el aire que desplaza.
Original: Lauren Mickler


 
Top