Síguenos

Raju ha tenido más de veinte dueños a lo largo de su vida que lo han usado para distintos trabajos mientras vivía en unas condiciones penosas. Cuando fue descubierto por Wildlife SOS en 2013 no tenía refugio por las noches, vivía encadenado y era obligado a trabajar como atracción para turistas durante todo el día.
Su dueño apenas lo alimentaba y sobrevivía gracias a lo que le daban los turistas, sus uñas habían crecido en exceso y tenía heridas en sus tobillos provacadas por las cadenas con pinchos a las que vivía encadenado.
Un proceso de confiscación tuvo lugar en los juzgados mientras Raju era rescatado, porque su dueño no tenía papeles legales que acreditaran que el animal era suyo. En cuanto Wildlife SOS obtuvieron la orden por parte del juez, finalmente un equipo de diez veterinarios y expertos en animales salvajes ayudados por veinte agentes forestales y seis policías lograron rescatar a Raju de su cárcel en Uttar Pradesh a pesar de la oposición de su hasta ahora dueño.
Fuente – Norte Digital
 
Top